PHONOGRAM

 

  • TítuloPhonogram Volúmenes 1-3.
  • Edición originalPhonogram #1-6, Phonogram: The Singles Club #1-7 y Phonogram: The Immaterial Girl #1-6 USA (Image Comics, 2006-16).
  • Edición nacional más recienteNorma Editorial (3 volúmenes, rústica, 2017-19).
  • Argumento y guión: Kieron Gillen.
  • Dibujo y entintadoJamie McKelvie con Julia Scheele (asistencia en Phonogram: The Singles Club).
  • ColorMatthew Wilson.
  • Género: Fantasía, musical, britpop.

#Reseñoviembre es una iniciativa que imita al reto de los artistas del #Inktober, pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.

Día 28. Palabra: Bruja. Estímulo: En tiempos de la Inquisición, y más recientemente incluso, es bastante probable que a más de una fonomante la hubieran tachado de bruja.

Tenía mucha curiosidad por leer este material. La ópera prima del guionista Kieron Gillen junto al artista Jamie McKelvie que, entre otras cosas, les llevó a trabajar para Marvel. Pero esa es otra historia, la de Phonogram toma forma de una trilogía de series limitadas publicadas originalmente por Image Comics a lo largo de una década, en el periodo que va de 2.006  hasta 2.016. Por fin podemos encontrarla en castellano, cortesía de Norma Editorial, que la ha publicado al ritmo de un tomo por año, que no hace daño.

Como suele pasar en estos casos, las expectativas pueden llegar a influir, tanto positiva como negativamente, en la impresión final de una obra. Es uno de los motivos por los que he esperado pacientemente para hacer una lectura de los tres capítulos seguidos. Y este #Reseñoviembre me ha brindado la ocasión perfecta de escribir una única reseña. Así que, dejémonos de rodeos y pulsemos la tecla play.

“La canción es suya. Palabras como “Ángel” y/o “Diosa” son demasiado pequeñas para lo que ella tiene dentro mientras se mueve y se escabulle y persigue al aire mientras el aire la persigue a ella.”

Antes de nada hay que matizar que, pese a esta ambientada en Gran Bretaña y compartir algunos de los personajes, no es una trilogía al uso. Pues la historia no está directamente conectada, son tres relatos independientes y totalmente diferentes entre sí.

Rue Britannia es el primero de ellos. Seis números publicados entre 2.006 y 2.007. Protagonizado por David Kohl, uno de los más conocidos fonomantes de Inglaterra y apasionado del britpop. ¿Qué es un fonomante? Una persona capaz de transformar la música en magia. Aquí veremos como investiga la presunta reencarnación de la diosa Britania, mientras conocemos su pasado y algunas de sus amistades, como la también fonomante Emily Aster o el leal Chico Con Cuchillo.

Entre 2.008 y 2.010 se publicaron los siete números de The Singles Club. En cada uno de ellos se narran los acontecimientos de la misma noche en una discoteca con un protagonista diferente en cada episodio. El resultado es una bizarra mezcla de Love Actually con Trainspotting. De nuevo tenemos a Kohl, AsterCCC, pero también nos presentan a otros fonomantes como Penny B, Laura Heaven, Marc “el Marqués”, Lloyd o la pareja de djs Seth Bingo y la Chica Silenciosa.

Finalmente, los seis números de The Immaterial Girl vieron la luz entre 2.015 y 2.016. Nuevamente encontramos a varios de los personajes de las anteriores entregas, pero los focos del escenario iluminan a Emily Aster. La jefa de su propio aquelarre deberá afrontar las consecuencias de un pacto fáustico realizado en el pasado, como si de una crisis de la mediana edad se tratase. Todo ello con una ambientación muy pop y referencias que van desde divas como Madonna al Take On Me de A-ha. Canción que, personalmente, detesto aunque reconozco que su videoclip es genial.

El guionista inglés hace una gran labor en la creación de los personajes a la vez que demuestra toda la experiencia acumulada durante su etapa como periodista y crítico musical. De hecho, el personaje de Kohl parece una extensión de sí mismo cada vez que habla de la música en general y de la escena británica en particular. Por si fuera poco, todos los volúmenes incluyen un glosario de referencias musicales al final. El segundo tomo es, sin duda, el que más me ha gustado con diferencia. En él además se aprecia la espectacular evolución del dibujo de McKelvie, un salto de calidad enorme respecto al anterior. En The Singles Club además se acredita a Julia Scheele como ayuda en el arte.

En todos ellos tenemos a Matt Wilson al color y poco hay que decir, salvo que estos tomos son una buena muestra de porqué es uno de los mejores coloristas del medio en la actualidad. La rotulación original merece una mención aparte, realizada por el propio McKelvie con Drew Gill en los dos primeros y Clayton Cowles en el último, con un cuidado especial para estar en consonancia con el diseño de la obra.

Es una lectura entretenida que, teniendo en cuenta cuando se editó, resulta fresca, original e imaginativa. El apartado visual es una gozada, los autores han mimado hasta el último detalle y transmiten lo que disfrutaron mientras la crearon. Hay que reconocer el esfuerzo de Norma por realizar su versión con el máximo respeto por la original. Aún así debo decir que me he llevado una ligera decepción pues me esperaba algo más, vista la fama que le precedía. Quizás no he conseguido conectar más profundamente debido a que en la época era más del grunge de Nirvana, Soundgarden o Alice in Chains que de Oasis, Blur, Manic Street Preachers y demás integrantes de la oleada pop británica.

Veremos con The Wicked + the Divine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s