KINGSMAN: The Red Diamond

  • secse002_0TítuloKingsman: The Red Diamond.
  • Edición original: Kingsman: The Red Diamond #1-6 USA (Millarworld/Image Comics, 2017-18).
  • Edición nacional más recientePanini Comics (segundo volumen, cartoné, 2019).
  • Argumento y guiónRob Williams.
  • Dibujo y entintadoSimon Fraser.
  • Color: Gary Caldwell.
  • Género: Espionaje, acción, parodia.

«Rousseau dijo, ‘cuando la gente no tenga nada más que comer, se comerá a los ricos’. La gente de este mundo se muere de hambre, señor Treeman.

Esta noche. Les daremos un banquete.»

El pasado #Reseñoviembre me brindó la oportunidad de escribir sobre Kingsman: The Secret Sevice, así que ha llegado el momento de reseñar su secuela, The Red Diamond. Una continuación que no tiene nada que ver con la cinematográfica, Kingsman: El Círculo de Oro, y que marca por lo tanto un punto de separación entre los respectivos universos: el de la viñeta y su versión fílmica, que para el próximo año nos depara una precuela.

Uno de los cambios significativos de esta serie limitada de seis episodios es que, pese a ser publicada en los Estados Unidos siempre bajo el sello Millarworld, lo hizo ya mediante Image Comics. A diferencia de la anterior aún editada con Icon, el extinto sello de creación propia de Marvel.

Más evidente resulta el cambio en el equipo creativo y que, seguramente, es consecuencia de la adquisición del sello por la cadena Netflix. Al igual que ha ocurrido con Kick-Ass y su spinoff Hit-Girl, al disponer ya de adaptaciones en la gran pantalla, el guionista Mark Millar parece haberse centrado en sus creaciones que se verán convertidas en series y películas a través del canal, mientras ha dejado la continuación de estas obras en manos de otros autores de su confianza.

Podéis estar tranquilos, pues en este caso en concreto, el equipo creativo implicado sigue siendo 100% británico, tal como marcan los estándares establecidos en la entrega original. En el guión tenemos al galés Rob Williams, un escritor que se dio a conocer en el mercado británico con Cla$$war, una deconstrucción superheroica junto a Trevor Hairsine y Travel Foreman que próximamente será reeditada por Image y que le ayudó a cruzar el charco donde, además de trabajar para las dos grandes, también aprovechó para presentar unFollow, una creación propia junto a Michael Dowling, en el sello Vertigo de DC.

Aquí se muestra respetuoso y continuista con la anterior aventura al mismo tiempo que aporta su visión y amplía la galería de personajes. Muestra su lado más travieso, gamberrete y malhablado, superando incluso al propio Millar, manteniendo un estable equilibrio entre acción y humor. Lleva a Eggsy a una nueva misión contrarreloj para salvar el mundo. La amenaza toma forma de villano típicamente bondiano y representa una advertencia contra la fragilidad del actual capitalismo y la vulnerabilidad informática de los sistemas financieros mundiales. Si en el film El Círculo de Oro nos presentaban a los Statesmen, la versión estadounidense de los Kingsman, aquí conocemos al S.S.S.A. su homólogo sudafricano, en la forma de su mejor agente.

Mención especial merece Lingote, el secuaz del malvado millonario, y sus hilarantes comentarios cinéfilos. También vuelve a tratar los orígenes humildes del protagonista y su familia para criticar las marcadas diferencias de clases e incluso va más allá, satirizando a la nobleza y la monarquía a la vez que cuestionando su razón de ser en pleno siglo XXI y en una sociedad tan pretendidamente multicultural y cosmopolita como la británica.

El apartado gráfico ha sido donde más notablemente se ha sentido el cambio de artista. Admito que no conocía a Simon Fraser, quien había colaborado previamente con Williams en el serial Family en el Judge Dredd Megazine. El estilo del escocés me recuerda a artistas tan diversos como Peter Gross, Igor Kordey o Alan Davis, lo que representa un gran contraste respecto al de Dave Gibbons. Sin embargo, se adapta bien al género y destaca tanto narrativamente como a la hora de reproducir paisajes tan diversos como enormes y reconocibles urbes como London o New York o lugares más exóticos como China o Guam. De colorista le acompaña Gary Caldwell, su habitual colaborador en estos menesteres.

La edición de Panini es de la calidad habitual, en tomo cartoné a tamaño deluxe americano e incluye todas las portadas y una breve biografía de los autores. La escasez de extras podría ser la única parte negativa. Ningún artículo, ni diseños de los personajes o bocetos. Puestos a pedir, podrían haber incluido un par de historias cortas previas inéditas en castellano: la realizada por Phillip Huxley y Myron Macklin en el Millarworld Annual 2016 y The Big Exit , escrita también por Williams, dibujada por Özgür Yildirim y publicada en la revista Playboy en 2.017.

A pesar de ello, este cómic proporcionará una nueva dosis de diversión y entretenimiento tanto a los lectores que disfrutaron con la nueva entrega como a los espectadores que hayan hecho lo propio con las dos películas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s