KILL OR BE KILLED Volúmenes 1 y 2

  • TítuloKill or be Killed Volúmenes 1 y 2.
  • Edición originalKill or be Killed #1-10 USA (Image Comics, 2016-17).
  • Edición nacional más recientePanini Comics (Evolution Comics, dos primeros volúmenes, cartoné, 2018-19).
  • Argumento y guiónEd Brubaker.
  • Dibujo y entintadoSean Phillips.
  • ColorElizabeth Breitweiser.
  • Género: Noir, acción, policial, sobrenatural.

#Reseñoviembre es una iniciativa que imita al reto de los artistas del #Inktober, pero desde el reseñismo y la divulgación, ofreciendo 30 reseñas en los 30 días del mes de noviembre, a menudo partiendo de unas palabras-estímulo comunes a todos los participantes.

Día 2. Palabra: Vigilar. Estímulo: ¿qué es lo que hace un vigilante? Pues eso.

Parece mentira, pero ha pasado un año. Un año desde que, más de rebote que otra cosa, decidí participar en la maravillosa iniciativa del #Reseñoviembre. Un reto exigente pero tan estimulante como divertido. Así que no podía perder la oportunidad de volver a unirme a esta vorágine de reseñas, aunque sea tarde y mal, como suele ser habitual en mí. Me uno con la partida ya iniciada e intentando hacer malabarismos para combinar la palabra-estímulo diaria con la filosofía de este blog.

Aunque para la de hoy no me he tenido que exprimir demasiado. La solución se ha presentado en la forma de los dos primeros volúmenes de Kill or be Killed. Serie del dúo especialista en el género negro del cómic norteamericano. El formado por el guionista Ed Brubaker y el artista británico Sean Phillips. Estos dos tomos son los que, hasta la fecha, ha publicado en castellano Panini Comics bajo su sello Evolution y recopilan la primera mitad de esta obra.

“Decimos chorradas como que “el tiempo pone a cada uno en su lugar”, cuando está muy claro que no es así.

El tiempo sólo nos trae fascismo y fosas comunes.”

Un relato narrado en primera persona por Dylan, un universitario que tras sobrevivir a un tentativo de suicidio acaba convirtiéndose en un vigilante justiciero. Este tema del joven que decide tomarse la justicia por su mano rápidamente activa una asociación a otros tebeos como podrían ser el Kick-Ass de Mark Millar y John Romita Jr. o la adaptación de la novela de Daniel Estorach, Hoy me ha Pasado algo muy Bestia a cargo de El Torres y Julián López.

Sin embargo se aleja de éstos, gracias a un componente sobrenatural en forma de pacto fáustico, que le acerca más a otra obra de Millar, junto a Leinil Francis Yu, Superior. Pero cualquier similitud totalmente subjetiva, no quita que Bru y Phillips  hayan abordado anteriormente esta particular combinación en Fatale.

Si tuviera que hacer un símil más arriesgado, me remitiría a un clásico. Pues esto bien podría ser un Spiderman del siglo XXI. No sólo por la ambientación neoyorquina, o el protagonista loser que por un accidente del destino se convierte en un justiciero o su problemático día a día para compaginar su vida privada con su identidad enmascarada o su relación con sus allegados… Porque aquí Dylan tiene en Kira – su mejor amiga y amada en secreto – y en Daisy – su ex – a sus propias Gwen y MJ. Sin olvidarnos de Mason, su compañero de piso amigo-enemigo a lo Flash Thompson, o su anciana y entrañable madre en lugar de la Tía May o la detective de policía Sharpe en vez de JJ Jameson. Aunque lo más parecido a un Tío Ben que encontraríamos por aquí, sería Rex, su camello …

Porque que quede claro, Dylan no es un héroe. Nada de un gran poder que conlleva una gran responsabilidad. Él mata a personas que se lo merecen, para poder seguir viviendo. Literalmente. Con todo el dilema moral que conlleva. Como nos explica él mismo, haciendo trampas, yendo hacia adelante y hacia atrás en el tiempo tantas veces como sea requerido para situarnos en contexto. Y mantenernos en vilo, de paso. Y aunque es un personaje con el que pueda costar llegar a empatizar, sí que nos preocupa seriamente su salud mental. Bueno y la física, que lo de ponerse a hacer de Charles Bronson en la vida real puede ser muy duro.

Cuatro nominaciones a los premios Eisneren 2.017 deberían ser suficiente aval para esta obra, en la que Phillips, coloreado por la siempre elegante Elizabeth Breitweiser, puede permitirse incluso experimentar, incluyendo imágenes reales en algunas viñetas o con las ilustraciones que representan las portadas realizadas por el padre del protagonista para revistas eróticas.

En definitiva, esta primera parte ofrece el entretenimiento y nivel de calidad habitual ofrecido por sus autores. Sólo nos resta por ver si en las dos siguientes entregas nos brindarán una conclusión igualmente satisfactoria. O, siendo más apropiado con estas fechas, si habrá truco o trato…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s