PROJECT SUPERPOWERS

 

  • TítuloProject Superpowers Volúmenes 1-2.
  • Edición originalProject Superpowers #0-7 USA (Dynamite Entertainment2008).
  • Edición nacional más recientePanini Comics (Colección 100% Cult Comics, dos volúmenes, rústica con solapas, 2009).
  • Argumento y guiónAlex Ross (co-argumento) y Jim Krueger.
  • Dibujo y entintadoCarlos Paul (Project Superpowers #1-7), Stephen Sadowski (Project Superpowers #0) y Douglas Klauba (Project Superpowers #0).
  • ColorDebora Carita (Project Superpowers #1-7) e Inlight Studio (Project Superpowers #0).
  • Género: Superhéroes, bélico, pulp.

«Pero debes darte prisa, Bruce Carter. Debes rescatar a tus aliados. Tu mundo los necesita y no te queda mucho tiempo.»

Las ganas de más aventuras con las que me dejó el cómic objeto de mi anterior reseña, Terra Obscura, me han llevado a otra re-lectura, la de los tebeos que nos ocupan: Project Superpowers. La motivación es obvia, puesto que aquí también encontramos de protagonistas a diversos personajes de la difunta Nedor, que hoy son de dominio público.

En este caso, estamos ante un proyecto en forma de serie limitada de ocho episodios publicado por Dynamite Entertainment. Su principal función era la de recuperar varios superhéroes de la Golden Age y darles un lavado de cara para crear un propio universo de ficción. Con tal objetivo en mente, no sólo usaron de protagonistas a héroes que ya nos resultaban conocidos gracias a la línea ABC, como el Yanqui Combatiente, el Terror Negro, el Escarabajo, Mascarada (nuevo alias para Miss Máscara) o Ígneo (Pyroman), si no que ampliaron el panteón con otros personajes contemporáneos de otras editoriales que sufrieron un destino similar.

Así, también encontramos a la Flecha de Centaur Publications; el Desafiante Diablo (el Daredevil de la Edad Dorada, rebautizado por razones de copyright) de Lev Gleason Publications; el Hombre Dinámico y la Familia Dinámica de Dynamic PublicationsFlamígero, el Poderoso Sansón y Hombre-V de Fox Feature Syndicate; el Lama Verde un personaje de origen pulp que saltó a los cómics de la mano de Crestwood PublicationsHidro (nuevo alias de Hydroman, también por motivos de derechos) de Eastern Color Printing; el Rostro de Columbia ComicsTiro y los Certeros de Novelty Press o el Búho de Dell Comics.

Una empresa de tal magnitud no podría haber estado encargada a otro autor que no fuera Alex Ross, reconocido nostálgico y apasionado del pulp y las Edades de Oro y Plata del cómic superheroico. Aquí se encarga del rediseño de los personajes, que en algún caso moldea incluso en concepto, como los Cruzados que se basan en el Cruzado Americano o las Tropas-F basadas en la versión del Frankenstein de Crestwood. También realiza las portadas, varios bocetos de viñetas e incluso dibuja alguna página y establece el argumento de la serie junto al guionista Jim Krueger.

Es Krueger, que ya había colaborado con Ross en proyectos similares del género para DC (Justicia) y Marvel (Tierra-X, Vengadores/Invasores), quién se ocupa del guión. Una historia en la que utilizan la Urna de Pandora, como un artefacto místico que los Aliados recuperan de las manos de los nazis y uno de nuestros héroes, siendo manipulado, la usará para encerrar al resto de sus compañeros. De este modo resuelve dos posibles problemas de cara a la puesta al día: la explicación de la ausencia de los personajes durante estas décadas, a la vez que le sirve para estructurar la narración y presentar a los protagonistas y sus diferentes motivaciones.

Para el dibujo se cuenta con el arte de Carlos Paul, muy apropiado para un tebeo de superhéroes moderno, además de Stephen Sadowski y Douglas Klauba que se adaptan al estilo de Ross para el capítulo inicial. Mientras que en el color tenemos a la más que eficiente Debora Carita, así mismo sustituida por el Inlight Studio en el primer episodio.

El resultado es un buen tebeo superheroico con algún momento de acción épica, pero a un nivel inferior al de otros proyectos de los principales autores implicados. Quizás el principal motivo sea lo desconocidos que pueden llegar a resultar los protagonistas para la mayoría, a diferencia de los personajes de las dos grandes. Pero ese tampoco parece ser su principal objetivo.

Lo que sí que logró alcanzar fue un relativo suceso comercial, pues tuvo una secuela, Project Superpowers: Chapter Two, ampliada a maxiserie de trece números junto a una miniserie complementaria, Project Superpowers: Meet the Bad Guys. También produjo varios spinoff en formato de series limitadas: Black Terror (que fue extendida a serie regular y tuvo un total de catorce entregas), Masquerade, The Death-Defying ‘Devil y The Owl. Posteriormente ha ocasionado diversos proyectos, siempre en formato de serie limitada y explorando otros géneros, como Project Superpowers: Blackcross, Project Superpowers: Hero Killers o el reciente segundo volumen, a cargo de autores como Warren Ellis, Ryan Browne o Rob Williams, por citar alguno de ellos.

Lamentablemente, todo este material posterior permanece inédito en castellano y sólo hemos podido disfrutar de la serie original que Panini Comics recogió en dos tomos dentro de su Colección 100% Cult Comics que, si no me equivoco, a día de hoy ya están descatalogados. Una pena, pues era una edición excelente dada la relación calidad/precio, en rústica y que incluía multitud de extras: todas las portadas originales de Ross (auténticos lienzos de museo), cubiertas alternativas, diseños y bocetos de personajes y viñetas, el Diario de Guerra del Yanqui Combatiente (una serie de fichas de personajes), una Guía de Personajes de la Golden Age e incluso una nota firmada por el propio Alex Ross sobre el modelo en que se inspiró para dar forma a Bruce Carter (el alter-ego del Yanqui). La única pega que se le podría encontrar es la no inclusión de la corta historia complementaria incluida en el especial Project Superpowers #½.

Si os gustan las historias épicas de superhéroes y sois aficionados a las obras de este tipo que han producido el binomio RossKrueger o nostálgicos de la Edad Dorada y tenéis curiosidad de conocer más sobre algunos de los personajes, ahora olvidados pero que en su día competieron con Superman, Batman o el Capitán América en los kioskos estadounidenses, y se da el caso que encontráis estos dos volúmenes en alguna librería, entonces os recomiendo que los adquiráis. No os cambiarán la vida ni la forma de apreciar el noveno arte, ni mucho menos, pero os harán pasar un rato la mar de agradable.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s