CAPITÁN VICTORIA y los Rangers Galácticos

  • scavi001_0TítuloCapitán Victoria y los Rangers Galácticos.
  • Edición original: Captain Victory and the Galactic Rangers #1-6 USA (Dynamite Entertainment, 2014-15).
  • Edición nacional más recientePanini Comics (volúmen único, rústica con solapas, 2015).
  • Argumento y guiónJoe Casey.
  • Dibujo y entintadoNathan Fox con Jim Rugg (Captain Victory and the Galactic Rangers #1 y 6), Ulises Fariñas (Captain Victory and the Galactic Rangers #1), Michel Fiffe (Captain Victory and the Galactic Rangers #2 y 6), Jim Mahfood (Captain Victory and the Galactic Rangers #3 y 6), Farel Dalrymple (Captain Victory and the Galactic Rangers #3), Benjamin Marra (Captain Victory and the Galactic Rangers #4 y 6), Connor Willumsen (Captain Victory and the Galactic Rangers #5), Nick Dragotta (Captain Victory and the Galactic Rangers #6), Dan McDaid (Captain Victory and the Galactic Rangers #6), Tradd Moore (Captain Victory and the Galactic Rangers #6) y Grant Morrison (Captain Victory and the Galactic Rangers #6).
  • ColorBrad Simpson.
  • Género: Ciencia-ficción, superhéroes, space opera.

“¡El universo sigue siendo un lugar extraño y peligroso! ¡De su corazón todavía manan las tinieblas!”

Me acerqué a este volumen debido a la grata sensación que me dejó la lectura de Kirby: Génesis. Una obra de Kurt Busiek, Alex Ross y Jack Herbert en la que recuperaban para el siglo XXI algunas de las últimas creaciones del gran Jack Kirby, que datan de inicios de la década de 1.970 en la desaparecida Pacific Comics y que ya habían pasado por un infructuoso relanzamiento en Topps Comics en los años 80.

Ése segundo relanzamiento del llamado Kirbyverso auspiciado por Dynamite Entertainment, tuvo un éxito moderado. Pues tras la serie central, vieron la luz otros tres spinoffs (todos ellos inéditos en castellano). Y poco más. Hasta que un par de años después decidieron intentar un nuevo enfoque y surgió esta especie de reboot como resultado.

Este proyecto, encabezado por una de las series principales y que recuperaba el título original de Pacific, Capitán Victoria y los Rangers Galácticos, recayó en Joe Casey. Uno de esos guionistas que me recuerdan a un equipo de media tabla, si me permiten el símil futbolístico. Capaz de ganar a uno de los grandes y/o fastidiarle algún título, como de regalarle seis puntos al equipo recién ascendido y condenado al descenso.

Por fortuna, aquí me ha sorprendido… gratamente. Reimagina los conceptos instaurados por Kirby, respetándolos al mismo tiempo, para narrar un relato de ciencia-ficción que inicia con acción desenfrenada desde la primera viñeta. Además, reparte el protagonismo con los demás Rangers Galácticos, personajes como el mayor Klavus, el sargento Tarin, la teniente Orca o el soldado de primera Míster Mente no son meras comparsas de su Capitán y aumentan el interés del lector hacia la historia, que por momentos recuerda a una space opera al estilo Star Trek.

Pese a estar ante un acertado guión y trama el apartado artístico no le va a la zaga. El trazo de Nathan Fox, más bien lioso, oscuro y feísta tiene sin embargo un marcado estilo personal que al mismo tiempo resulta tan atractivo, como refrescante. Y en el color encontramos a otro demente llamado Brad Simpson, que desborda tal talento, dominio y precisión con los colores y efectos especiales, que me hace enrojecer de vergüenza por no tener su nombre memorizado como uno de los mejores en lo que hace.

Por si fuera poco, en cada número aparecen dibujantes invitados contribuyendo con algunas páginas o viñetas, dando así un toque aún más experimental a la obra, si es posible. Un auténtico desfile de autores del cómic indie norteamericano: Jim Rugg, Ulises Fariñas, Michel Fiffe, Jim Mahfood, Farel Dalrymple, Benjamin Marra, Connor Willumsen, Nick Dragotta, Dan McDaid, Tradd Moore y Grant Morrison (sí, has leído bien).

Mi veredicto es que se trata de una entretenida lectura que disfrutarán los amantes del género fanta-científico o los seguidores del Rey, que encontrarán una interesante e imaginativa reinterpretación de una de sus últimas y menos conocidas creaciones. En una edición, la de Panini Comics, en rústica con solapas (al estilo de su añorada línea 100% Cult Comics) que incluye una introducción de Bruno Orive, todas las portadas (otro de los apartados donde Fox hipnotiza y seduce a mis retinas) y un texto final sin acreditar que facilita el contexto y hace aún más apto para su lectura sin necesidad de haber leído ninguna de las anteriores encarnaciones. Una óptima adquisición, según mi valoración, teniendo en cuenta la relación calidad/precio. Me sorprende que no haya gozado de mayor repercusión.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s