TOM STRONG

  • TítuloTom Strong.
  • Edición originalTom Strong #1-36 USA (America’s Best Comics/WildStorm, DC Comics, 1999-2006).
  • Edición nacional más reciente: Tom Strong Libros 1-3 (ECC, cartoné, 2017).
  • Argumento y guiónAlan Moore (Tom Strong #1-22 y 36), Leah Moore (Tom Strong #19), Peter Hogan (Tom Strong #23-24 y 35), Geoff Johns (Tom Strong #25), Mark Schultz (Tom Strong #26), Steve Aylett (Tom Strong #27), Brian K. Vaughan (Tom Strong #28), Ed Brubaker (Tom Strong #29-30), Michael Moorcock (Tom Strong #31-32), Joe Casey (Tom Strong #33) y Steve Moore (Tom Strong #34).
  • DibujoChris Sprouse (Tom Strong #1-19, 23-24 y 35-36), Arthur Adams (Tom Strong #4), Jerry Ordway (Tom Strong #5, 20-22 y 31-32), Dave Gibbons (Tom Strong #6), Gary Frank (Tom Strong #7), Alan Weiss (Tom Strong #8), Paul Chadwick (Tom Strong #9), Gary Gianni (Tom Strong #10), Kyle Baker (Tom Strong #13), Russ Heath (Tom Strong #13), Pete Poplaski (Tom Strong #13), Hilary Barta (Tom Strong #14), Howard Chaykin (Tom Strong #19), Shawn McManus (Tom Strong #19 y 27), John Paul Leon (Tom Strong #25), Pasqual Ferry (Tom Strong #26), Peter Snejbjerg (Tom Strong #28), Duncan Fegredo (Tom Strong #29-30), Ben Oliver (Tom Strong #33) y Paul Gulacy (Tom Strong #34).
  • Entintado: Alan Gordon (Tom Strong #1-14), Cam Smith (Tom Strong #7), Karl Story (Tom Strong #15-21, 23-24 y 35-36), Steve Mitchell (Tom Strong #19), Trevor Scott (Tom Strong #21), Richard Friend (Tom Strong #21-22), Sandra Hope (Tom Strong #22), John Dell (Tom Strong #23-24) y Jimmy Palmiotti (Tom Strong #34).
  • Color: Tad Erlich (Tom Strong #1-5), Mike García (Tom Strong #6-8), WildStorm FX (Tom Strong #821, 26-28 y 35), Matt Hollingsworth (Tom Strong #9-15), David Baron (Tom Strong #11), Alex Sinclair (Tom Strong #16-17), Dave Stewart (Tom Strong #18-20 y 22-25), Carrie Strachan (Tom Strong #29-30), Michelle Madsen (Tom Strong #31-32 y 34), JD Mettler (Tom Strong #33) y José Villarrubia (Tom Strong #36).
  • GéneroPulp, ciencia-ficción, superhéroes, aventuras.

“- ¡Rayos! ¡E-estoy en un mundo extraño de animales parlantes con cuerpos antinaturalmente proporcionados!

– ¡Eh, tío! ¡Mírate al espejo!”

Si en la anterior reseña comentaba mi relectura de una de las obras concebidas por el legendario Alan Moore en America’s Best Comics, en esta ocasión me zambullo en la más duradera de las series que surgieron en esta línea del sello WildStorm, en DC Comics. Parto de la edición de ECC que, en tres lujosos volúmenes en cartoné, recopila las tres docenas de números de la serie regular de Tom Strong, que originalmente se extendió durante casi siete años.

De nuevo, el bardo de Northampton, se inspiró en el pulp y los cómics de la Golden Age para esta creación, un homenaje nada disimulado a personajes como Doc Strange, Doc Savage, Tarzán, Shazam o el mismísimo Superman. En estos tres tomos nos narra las aventuras del héroe científico de la ficiticia Millenium City acompañado de su familia: su mujer Dhalua, procedente de la mítica isla de Attabar Teru – donde Tom nació, creció y fue criado bajo un experimento científico por su propio padre, que lo sometió a un aislamiento de baja gravedad que le otorgó una fuerza e inteligencia superiores -, su hija Tesla, su criado robótico Pneuman y su mejor amigo, Rey Salomón, un fiel gorila evolucionado.

Junto a todos ellos viviremos toda clase de peripecias, viajando por el espacio y dimensiones desconocidas, visitando realidades alternativas o enfrentándose a una multitud de villanos científicos encabezados por el genio criminal, Paul Saveen. Todas ellas abarcando un lapso de tiempo de un siglo, gracias a la longevidad de la familia Strong (consecuencia de la ingesta de la raíz de goloka, que sólo se encuentra en la mencionada Attabar Teru).

El guionista inglés establece toda la mitología durante los veintidós primeros números, contando sólo con la intervención de su hija Leah, quien nos narra el fin de Saveen en un estupendo relato corto. Luego, cosa inédita en el resto de títulos ABC, dejará que otros renombrados guionistas como Geoff Johns, Mark Schultz, Steve Aylett, Brian K. Vaughan, Joe Casey o Steve Moore puedan jugar con sus personajes en números únicos. Algunos, como Ed Brubaker o el novelista Michael Moorcock, incluso se atreven a dar su versión de Strong en sendos arcos argumentales de un par de episodios cada uno, siendo Peter Hogan con tres episodios ,el que más páginas aporta y que posteriormente ayudaría a expandir el universo de Strong colaborando con Moore en spinoffs y, finalmente, sustituyéndolo en un par de secuelas.

En el apartado gráfico encontramos a Chris Sprouse, en el que es sin duda la obra cumbre de su carrera. Presente en un total de veintitrés números, superando en este aspecto incluso al guionista inglés. Con su fino y suavizado trazo, en ocasiones cerca del estilo cartoon o de animación, otras transmitiendo la magia de la Golden Age, pero siempre demonstrando una creatividad impactante, capaz de diseñar a los personajes, artilugios y escenarios más estrafalarios y dignos del pulp más fantasioso. Sus entintadores, ya fuesen Alan Gordon, Karl Story o John Dell debieron disfrutar cada viñeta en la que aplicaron tinta a sus lápices.

Por si fuera poco, a partir del cuarto número se unen a la fiesta una serie de artistas invitados de la talla de Arthur Adams, Dave Gibbons, Gary Frank, Alan Weiss, Paul Chadwick, Gary Gianni, Kyle Baker, Russ Heath, Pete Poplaski, Hilary Barta, Howard Chaykin, John Paul Leon, Pasqual Ferry, Peter Snejbjerg, Ben Oliver o Paul Gulacy, que contribuyen en pequeños relatos o incluso episodios autoconclusivos. Mientras que Jerry Ordway, Duncan Fegredo o Shawn McManus se atreven a repetir incluso en más de una ocasión. Casi nada.

En el último episodio Sprouse y Moore, los creadores de la serie, se reúnen de nuevo para contar el fin del Mundo desde el punto de vista de Tom Strong, su familia y aliados, en un cruce con Promethea, la segunda serie más extensa de ABC, que el guionista británico realizó junto a J. H. Williams III y cuyo último episodio narraba los mismos hechos pero, obviamente, desde el punto de vista de su protagonista. Para darle una unidad estética a dicho acontecimiento, se cuenta con el especial toque en el color de José Villarrubia, cuyo estilo contrasta con el del resto de grandes coloristas del estudio WildStorm que pasan por la serie.

Una serie que maravilla y engancha desde la primera página. Una lectura que recomendaría a casi cualquier lector potencial, visto que es relativamente apta para todos los públicos. Convencido que asombrará a los jóvenes que se acerquen por primera vez a un cómic y, al mismo tiempo, despertará al niño ávido de aventuras oculto en el interior de los lectores más veteranos.

La única pega que se le puede poner a esta edición de ECC, en tapa dura y con lomo curvo que facilita su lectura, que además incluye todas las portadas originales y numerosos bocetos y diseños como extras, amén de introducciones firmadas por José García y el propio Alan Moore, es que… ¡sólo son tres tomos!

En mi humilde opinión podrían haber sacado otros tres volúmenes más que contuvieran las dos secuelas en forma de serie limitada de seis números Tom Strong and the Robots of Doom y Tom Strong and the Planet of Peril (la segunda de ellas, publicada ya bajo el sello Vertigo, sigue inédita en castellano); los spinoff en forma de especial (The Many Worlds of Tesla Strong) y otro par de series limitadas (Terra Obscura) y la maxiserie antológica y complementaria, Tom Strong’s Terrific Tales. ¿Quien sabe? Quizás todo este material entre en los planes futuros de la editorial barcelonesa.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s