Silent Dragon

  • Título: Silent Dragon.numeros-F142-855-828-601
  • Edición original: Silent Dragon #1-6 USA (Wildstorm / DC Comics, 2005-06).
  • Edición nacional más reciente: Norma Editorial (Colección El Día Después vol. 13, rústica, 2006).
  • Argumento y guión: Andy Diggle.
  • Dibujo: Leinil Francis Yu.
  • Entintado: Gerry Alanguilan (#1-4 y 6) y Richard Friend (#5).
  • Color: Dave Stewart.
  • Género: Ciencia-ficción, acción, gánsteres.

“Durante cuatrocientos años, mi estirpe ha servido al Clan del Dragón Negro. ¿Quieres que traicione a mis ancestros? Prefiero morir… con honor.”

¿Alguna vez os ha pasado encontraros con un cómic que no conocíais en el apartado de saldos de alguna tienda especializada? A mí en varias ocasiones y después de no cogerlo esperando informarme más sobre esa obra, y al regresar a por él descubrir que ya se lo habían llevado.

En este caso, me ocurrió durante un encuentro en Madrid con otros grandes caballeros amantes del noveno arte. No tenía ninguna referencia de este tebeo, pero me llamó la atención sus dos autores principales. Sin embargo, no me atreví a cogerlo. Pero la fortuna me sonrió por una vez y, meses después, me volví a topar con él en otra tienda en Barcelona. No lo dejé escapar y no me arrepiento en absoluto.

Andy Diggle me tenía ganado desde que lo descubrí con su versión Vertigo de Los Perdedores. Y con el primer volumen de Inaudito sólo hizo que confirmarme que es un gran guionista, seguramente no lo suficientemente reconocido, que se maneja especialmente bien en género de espionaje y noir. Por ese motivo,  me sorprendía verlo en una historia, a priori, tan alejada de su ambiente habitual.

Cuando, el mismo día que lo adquirí, se lo mostré a los miembros barceloneses de la misma Liga de Extraordinarios Gentilhombres de la que formamos parte en el encuentro madrileño, uno de ellos (igual de desconocedor que yo de este título) me preguntó si se trataba de una adaptación de algún videojuego. Y no iba tan desencaminado ya que, juzgándolo solo por el apartado gráfico, bien podría serlo.

Pero no, se trata de una historia original que, aunque se podría encuadrar dentro de la ciencia-ficción por estar ambientada en un Japón futurista, realmente le casa más el género negro. Es un relato sobre la yakuza (el crimen organizado nipón), sobre traición y venganza. Renjiro, fiel consejero de Hideaki, señor del clan del Dragón Negro (Kokuryûkai, en japonés, aquí el escritor inglés demuestra su pasión por el género, pues es el mismo nombre de una sociedad secreta ultranacionalista de extrema derecha que existió realmente en el s.XX) es traicionado por amor y asesinado. Pero ese no resultará su final, una misteriosa organización le recuperará y dará un nuevo cuerpo biónico para que pueda llevar a cabo su venganza, aunque deberá pagar un precio.

Una historia de gángsters, plagada de acción, venganza, armas e implantes cibernéticos, ronin, samuráis y su bushidô. A Leinil Francis Yu lo descubrí hace años en su etapa en La Patrulla-X y he podido seguir su evolución en otros títulos como Super Crooks o Superior. Pero realmente me ha sorprendido en esta obra, donde el filipino  firma unas de las mejores páginas que le recuerdo. Su trazo resulta especialmente adecuado en esta mezcla de antigüedad feudal asiática combinada con la más alta tecnología y, por ejemplo, el diseño de armas, naves y vehículos resulta espectacular. Es irremediable pensar en obras de la animación japonesa como Akira al contemplar estas páginas.

El entintado de su compatriota Gerry Alanguilan sin duda tiene mucho que ver en ello. Incluso el de Richard Friend, que le sustituye en el penúltimo episodio sin que se note ninguna diferencia en el estilo. Y sobre el aporte de Dave Stewart, nada que añadir al magnífico trabajo de uno de los mejores y más galardonados coloristas del medio. Aquí resulta exquisito tanto a la hora de jugar con las sombras y tonos grisáceos en las escenas de penumbra y drama, como al tiempo de llenar de coloridos tonos las explosiones y escenas de acción.

Esta antigua edición en rústica de Norma Editorial, dentro de su extinta Colección El Día Después (que incluyó interesantess y diversas obras del comic-book indie norteamericano) apenas contiene extras, más allá de incluir todas las portadas originales, una página de bocetos y diseños y una breve biografía de Yu.

Se trata pues de un entretenido tebeo, recomendado en particular para los amantes de la cultura del país del Sol Naciente, pero también para los que gusten de una buena historia de venganza, violencia y conspiraciones y guerras del hampa. Un cómic que se podría definir como amerimanga, no por su estilo artístico, si no por lo narrado. Os recomiendo que no lo dejéis pasar si lo encontráis aún en el stock de oferta en alguna tienda, seguro que no os defraudará.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s